Entre los casos que tratamos habitualmente de forma satisfactoria en Martinez Bardají Psicología podemos encontrar:

 

Enfermedad de Alzheimer 

El Alzheimer es la demencia más frecuente en nuestra población. Es un trastorno neurodegenerativo que cursa con un deterioro progresivo de las funciones cognitivas. Principalmente la memoria es la más afectada. Posteriormente los problemas de memoria se van agravando y comienzan a surgir otras dificultas cognitivas como afasia, agrafia, agnosia, dificultades en las funciones ejecutivas…Lo que impedirá a la persona afectada desarrollar normalmente las actividades de la vida diaria.cerebro_mecanismo Hay que tener en cuenta que en los primeros años de enfermedad estas personas no suelen ser diagnosticadas y pueden pasar años hasta que acudan al médico y obtengan el diagnóstico de Alzheimer. Por ello, es muy importante, que para una correcta atención y cuidado exista una detección precoz del trastorno. La neuropsicología permite detectar de forma temprana y retrasar la existencia de déficits cognitivos y avance de la enfermedad.

Para mejorar la calidad de vida de la persona afectada de Alzheimer y de sus familiares se trabaja a nivel de estimulación cognitiva, psicoeducación y asesoramiento a los familiares y apoyo al cuidador. 

 

Ictus 

Las enfermedades vasculares cerebrales son alteraciones transitorias o definitivas del funcionamiento de una o varias zonas del encéfalo (cerebro, cerebelo y tronco cerebral) que aparecen como consecuencia de un trastorno circulatorio como puede ser una reducción en la aportación de sangre, oxígeno y glucosa. Frecuentemente se producen alteraciones cognitivas, emocionales, conductuales, físicas o de personalidad.

corazon_cerebro

Las secuelas neuropsicológicas presentes tras la lesión pueden ser muy variadas y heterogéneas y dependerán de la naturaleza y localización.

En ocasiones, tras la presencia de un ictus se pueden presentar secuelas neuropsicológicas como dificultades en el lenguaje, la atención, la memoria, la percepción…Dificultades en la organización y planificación de las actividades diarias, alteraciones en el comportamiento tales como impulsividad, agresividad, desinhibición….Al estar las funciones cognitivas alteradas, la vida diaria de la persona se ve afectada gravemente, por ello, el trabajo en recuperar o compensar estas funciones es fundamental para el bienestar de la persona y alcanzar la mayor autonomía de la persona. No sirve de nada poder andar, sin saber a dónde se va o cómo llegar.

La rehabilitación neuropsicológica irá destinada a evaluar y detectar estas consecuencias que se hayan presentado tras la lesión y a la aplicación de técnicas que permitan la estimulación integral y la reactivación cognitiva de las funciones cerebrales afectadas. Se ofrecerá asesoramiento y apoyo para la adaptación a esta nueva situación y pautas de intervención destinadas a la reducción de las alteraciones conductuales, siempre todo ello, procurando que la persona alcance la mayor autonomía posible en su día a día. En Martínez Bardají Psicología ofrecemos además, talleres de estimulación cognitiva individuales y/o grupales, psicoeducación y tratamiento psicológico personalizado.

Esclerosis Múltiple 

La esclerosis múltiple es una enfermedad neurodegenerativa que afecta  a la mielina o materia blanca del cerebro y de la médula espinal formando unas placas que impiden el funcionamiento normal de estas fibras.

Normalmente la persona afectada de esclerosis múltiple suele ser un adulto joven.mariposa Aunque el signo más visible de la enfermedad es el deterioro físico, también se observa un deterioro en las funciones cognitivas. Así el lenguaje se ve afectado, al igual que las capacidades visuoespaciales, la atención o la memoria. Establecer un correcto perfil neuropsicológico de la persona afectada por Esclerosis Múltiple va a permitir un mejor diagnóstico y tratamiento, encaminados a lograr un mejor desarrollo de la actividad de la vida diaria y autonomía personal.

 

Tumores Cerebrales

La gravedad de los efectos neuropsicológicos producidos por la presencia de un tumor cerebral dependerá de su localización, tamaño y velocidad de crecimiento. En ocasiones la misma presencia del tumor provocará unas secuelas neuropsicológicas. Igualmente, la intervención quirúrgica a nivel cerebral, puede dar lugar a alteraciones neuropsicológicas. En ambos casos es necesario realizar un seguimiento, ya que desde la valoración neuropsicológica podemos ayudar a conocer nuevos signos que nos permitan conocer el desarrollo o secuelas que está dejando el tumor o la intervención a nivel cerebral y en consecuencia, la intervención que se lleve a cabo desde otras áreas médicas puede verse favorecida. 

Epilepsia

La epilepsia es uno de los trastornos neurológicos más frecuentes.neurofeedback zaragoza Tanto la naturaleza de la enfermedad, como la presencia de crisis y el tipo de tratamiento farmacológico pueden provocar alteraciones en los procesos cognitivos. Ante la presencia de epilepsia se puede apreciar una disminución en la atención, un descenso en la velocidad de procesamiento y en el área psicomotora y afectaciones en la memoria. Ante la sospecha de cualquier síntoma es recomendable llevar a cabo una exploración neuropsicológica que nos permita valorar el estado de la persona y establecer un contacto con el médico especialista.

Traumatismo Craneoencefalico

Los traumatismos craneoencefálicos son la modalidad más frecuente de Daño Cerebral Adquirido.

cerebro_fadeSe produce tras un impacto en el cerebro causado por una fuerza externa que puede provocar una disminución o alteración del nivel de conciencia, lo que a su vez conlleva a una disminución de las capacidades cognitivas y/o físicas. Estos traumatismos craneoencefálicos pueden ser debido a un accidente o una caída que provoque una lesión en el Sistema Nervioso Central. Las secuelas de un traumatismo pueden ser múltiples y muy heterogéneas, dependiendo del tipo de lesión, gravedad y localización de la misma. Pero en la mayoría de los casos, conllevan unas secuelas en las funciones cognitivas (atención, memoria, lenguaje, funciones ejecutivas…) y en el funcionamiento emocional que impiden el correcto desarrollo diario de la persona. Desde neuropsicología se pretende trabajar con estas secuelas con el objetivo de recuperar las funciones cognitivas alteradas o al menos compensarlas.