“Los que sufren, no son los cuerpos; son las personas”. Eric Casell.

 

stone_web

“El yo se construye alrededor de un cuerpo, un temperamento y una educación emocional, un estilo de afrontar las dificultades, una historia, una cultura, una familia, unas experiencias, una red de relaciones sociales, y también una vida interior, unos sueños, valores, creencias, aspiraciones, recuerdos, y miedos que hacen de cada uno un ser único”. Eric Casell.

Eric Casell, médico estadounidense, trasmite con esta reflexión como el ser humano, la persona, no solo es algo físico, también siente, se emociona, se expresa, y actúa, somos seres únicos. Por ello cuando hablamos de enfermedad, estamos hablando de personas, de biografías únicas.

La PSICO-ONCOLOGÍA es una rama de la psicología cuyo objetivo principal es abordar y atender los aspectos psicosociales de los pacientes y familiares que pasan por un proceso de cáncer, con el fin de acompañar,  ofrecer estrategias de afrontamiento, recursos  que permitan una buena adaptación, mejorando así la calidad de vida y el bienestar de las personas.

Es una disciplina relativamente nueva que en España cobra mayor relevancia a partir de la publicación del libro Psicología Oncológica de Ramon Bayes en 1985, donde empieza a haber mayor interés por los aspectos psicológicos del cáncer.

La atención medica y psicosocial deben ir de la mano, no debemos olvidarnos de escuchar  y atender la parte emocional y psicológica de la persona y sí se trabaja conjuntamente  los beneficios para la persona a nivel físico, mental, espiritual y social son enormes, y hay estudios de investigación que así lo demuestran. Es por ello que dentro de la Estrategia en Cáncer del Sistema Nacional de Salud se contempla la existencia de apoyo psicológico a enfermos y familiares.

Al fin y al cabo el diagnostico de la enfermedad supone un  gran desafío, de repente todo cambia y la propia vida se ve amenazada y por tanto aparecen fuentes de estrés a las que hay que hacer frente, tanto para el paciente como para los familiares, en todas las fases del proceso de la enfermedad.

La realidad actual, con los numerosos avances médicos, nos indica que se puede conseguir, en muchos casos, la curación y el control del cáncer aumentando la supervivencia, pero aun así sigue siendo la enfermedad más temida por las personas.

Las reacciones emocionales ante la sospecha y el diagnostico son diversas, entre las más frecuentas encontramos la incertidumbre, el miedo, ansiedad, tristeza y sentimientos depresivos, rabia, culpa, aislamiento, pérdida de control, aislamiento. Pueden aparecer también alteraciones de la imagen corporal y deterioro de la autoestima.

¿Que ofrece la atención psicooncológica?

–          Dar un espacio de escucha donde poder expresar como se siente y como está viviendo los cambios que se producen en su vida, en un contexto confidencial y profesional que permita evaluar,  aportar o descubrir estrategias para un afrontamiento optimo.

–          Pautas para mejorar la comunicación con el entorno sanitario y familiar. Como hablar con los hijos sobre la enfermedad.

–          Prevenir la aparición de trastornos psicológicos asociados al proceso de la enfermedad. Distinguir lo que son reacciones normales de las patológicas.

–          Atender los  trastornos psicopatológicos.

–          Asesorar y entrenar en control de estrés, resolución de problemas ante diferentes situaciones.

–          Preparación psicologica para la cirugía, o para otros tratamientos médicos (quimioterapia, radioterapia u hormonoterapia), dando estrategias que permitan aumentar la percepción de control.

–          Entrenamiento en técnicas de relajación u otras que ayuden a una mejor adaptación.

–          Prevenir y tratar los problemas asociados al consejo genético oncológico.

–          Dar a la persona estrategias que permitan el control ante diferentes situaciones.

–          Afrontar los trastornos asociados al cambio en la imagen corporal, sexualidad.

–          Apoyo en el afrontamiento del final de la vida

–          Tratamiento del duelo y prevención del duelo patológico.

 

Dirigido a pacientes y familiares (padres, pareja, hijos, hermanos…) en todas las fases de la enfermedad.