Comúnmente se conoce como “Vaginismo” el trastorno sexual femenino consistente en la imposibilidad de realizar el coito o penetración vaginal.Las mujeres que lo sufren manifiestan un dolor intenso en la entrada vaginal cuando intentan el coito y esto las desanima a continuar.Si se repite en varias ocasiones, se llega a evitar directamente el intento de coito durante las relaciones sexuales.

El vaginismo, propiamente dicho, consiste en la contracción o espasmo de la musculatura que rodea la vagina de la mujer. Esto de produce de modo reflejo y, por tanto, sin el control voluntario de la mujer que sólo siente dolor si se intenta el coito.

Algo que puede confundir todavía más a muchas mujeres que sufren de vaginismo, así como a sus parejas, es la facilidad de excitación y orgasmo en la mujer incluso en su sexualidad individual y en pareja, así como una actitud, por lo general, desinhibida y abierta hacia el sexo y el placer, en muchas ocasiones.

El vaginismo, en la inmensa mayoría de las ocasiones, sucede desde el primer intento de coito, es decir, que la mujer nunca ha logrado realizar la penetración vaginal. Por lo común, se produce un vaginismo propiamente dicho tras un periodo de fracasos reiterativos. Generalmente suelen renunciar a las relaciones coitales hasta que aparece el deseo de un embarazo.

Si una mujer ha podido disfrutar de una sexualidad placentera donde sí ha podido realizar el coito y es entonces cuando aparece este problema, suele deberse a circunstancias de origen traumático y doloroso (agresiones de tipo sexual en muchos casos), o como consecuencia de una intervención médico-quirúrgica también agresiva en la zona pélvico.-genital.

CAUSAS DEL VAGINISMO

Podemos dividirlas en dos grupos: Físicas y Psíquicas.

Las causas de tipo físico son las menos comunes y pueden tener relación con cualquier patología de los órganos pélvicos que, en el momento presente, haga dolorosa la penetración o que causara dolor en épocas pasadas, motivo por la cual se constituye como la base para que se establezca una respuesta de vaginismo en el momento presente. Es evidente que cuando existe una patología local que causa dolor en el acto sexual, su curación es requisito esencial en el tratamiento del vaginismo, dado que mientras el coito sea doloroso el reflejo aprendido persistirá y además se verá reforzado por los frecuentes intentos de penetración. Es importante tener en cuenta que, muchas veces, cuando la patología es tratada médicamente en forma adecuada el vaginismo desaparece, pero cuando persiste debe derivarse al sexoterapeuta.

Casi en el cien por cien de las ocasiones, el vaginismo está causado por factores de tipo psicológico, que fundamentalmente tienen que ver con un mal aprendizaje debido a circunstancias diversas que se pueden ir sumando entre sí hasta provocar esta respuesta de defensa sexual en la mujer: una educación puritana estricta, una mala socialización del control de esfínteres, a problemas sexuales del compañero, a los efectos de una violación (entendiendo por tal la percepción de la experiencia, es decir, que algunas mujeres pueden vivir su primera experiencia sexual como una violación), a falta de información sexual y la existencia de mitos y creencias erróneas acerca de la primera experiencia sexual de coito, de lo cual puede derivarse el temor al dolor. Hemos visto que hay un gran número de causas remotas pero la causa inmediata específica del vaginismo es siempre la respuesta aprendida de defensa o evitación del coito producida por experiencias dolorosas previas al intentar realizarlo.

Los casos pueden ser muy diferentes entre sí, pero el más frecuente de ellos, es el de la pareja donde el hombre presenta dificultades de la erección producida a su vez por el miedo a dañar a su compañera o por la ansiedad por penetrar, que lo induce a la aparición de su propia dificultad en la sexualidad.

TRATAMIENTO DEL VAGINISMO

El tratamiento consiste en una serie de técnicas y sugerencias que ayuden a la mujer a comprender mejor el funcionamiento de su cuerpo y de su sexualidad encaminadas a la superación de este trastorno.

Es fundamental que la mujer cuente con información exhaustiva que la desangustie y la anime a una tarea de reconocimiento corporal de su propia genitalidad, como punto de partida para solucionar su vaginismo.

El vaginismo es un problema que afecta a bastantes mujeres en la actualidad y tenemos que saber que su tratamiento es eficaz, así que si te sientes identificada o crees que sufres de Vaginismo, no dudes en preguntarnos, una consulta a tiempo puede solucionar tu problema.